martes, 30 de junio de 2015

CHILDREN 404

Descubrepelis

Quizás no me sorprende mucho ver como hoy hay gente que, al ver como se sigue celebrando el Día del Orgullo LGTBI, llegue a preguntarse a que viene tanto alboroto, pues los hay que incluso llegan a considerar que ya están lo suficientemente normalizados, entonces ¿para qué un día para ellos?, o mejor aún ¿qué tal un día del orgullo heterosexual? A la segunda pregunta la respuesta es tan obvia que quién se atreva a realizarla debería simplemente sentir vergüenza por ello, pero para la primera, a parte de googlear un poco, se pueden ver películas como Children 404 en el Atlántida Film Fest (AFF) de este año, para darse cuenta del mucho recorrido que nos queda para esa entendida normalización, pues si en nuestro país, aunque cada vez en menor medida, todavía existe gente que padece esa enfermedad llamada homofobia, en el resto del mundo podemos encontrar lugares dónde la homosexualidad es considerada no solo una enfermedad, si no un delito castigado con cárcel e incluso la muerte. No hace falta retroceder mucho en el tiempo para recordar la polémica de la nueva ley anti-gay que Putin dejó lista antes de celebrar los juegos olímpicos en Rusia, la cual condenaba cualquier forma de propaganda gay, dejando claro que era una norma que se aplicaba especialmente a favor de la protección de los niños. Algo que el documental de hoy pone en duda.

Yelena Klimova crea un grupo en la red social rusa Vkontakte llamado Children-404 para compartir os testimonios de jóvenes que acaban de descubrir su orientación sexual y sienten el rechazo de sus semejantes, un portal que busca dar ayuda a esos niños y niñas. El filme entrevista a cuarenta y cinco de esos jóvenes para descubrir como es su vida, especialmente después de la puesta en marcha de esa injusta ley.

Children 404 es una película, ya de entrada, arriesgada. Y no solo por el entorno en la que se ha gestado, si no por el uso del sonido y la imagen que se le decide dar. Ya que el filme se compone de entrevistas y reflexiones, la mayoría de ellas anónimas, Askold Kurov y Pavel Loparev, creadores del mismo, deciden abandonar el esquema de viejo reportaje de entrevistas, dotando a su película de un tono 2.0 que acerca muy bien a uno de los principales espectadores del filme: los jóvenes. El resto, aquel espectador preparado para un filme denuncia, no encontrará problema alguno para entrar en ese juego.

La película es una triste reflexión no solo de como las personas que no entran en los cánones heteronormativos son vejadas con total impunidad en un país desarrollado, si no que los que se atreven a maltratarlos están cubiertos por una legislación que les premia. De como los menores, a los cuales se presume proteger, ven su vida como un infierno, y deben tragar con el odio, esconderse en las sombras, huir de su país e incluso alguno preferir la muerte. Un relato en primera persona muy acertado para una película de clara y necesitada denuncia.

Que Filmin haya apostado por la Sección (anti)propaganda en el AFF de este año, y haya incluído una película de estas características es una decisión más que acertada, pues muchos de esos que todavía no logran entender los motivos de una celebración como el orgullo, encontrarán alguna que otra respuesta en un filme tan necesario como Children 404.

================================================================

TÍTULO ORIGINAL Deti 404 (Children 404) AÑO 2014 DURACIÓN 70 min. PAÍS Rusia IDIOMA Ruso DIRECCIÓN Askold Kurov, Pavel Loparev GUIÓN Askold Kurov, Pavel Loparev FOTOGRAFÍA Askold Kurov, Pavel Loparev REPARTO Elena Klimova, Anna Pozogina, Marina Razbezhkina, Ivan Lebedev, Vlad Ketkovich, Valentin Tkach, Yana Ziferblat, Igor Iasine, Andrey Borodin, Mikhail Grishin, Maxim Bondarenko, Irina Appolonova, Nicholas Klinovsky, Natalya Bodrova, Jan Wesenberg PRODUCTORA Cinema Politica

GÉNERO Documental
TEMÁTICA Homosexualidad. Cine social. LGBTIA

SINOPSIS
En 2013 el presidente ruso Vladimir Putin aprobó una ley que prohíbe la ‘publicidad entre los menores de relaciones sexuales no tradicionales’, según la cual, a los jóvenes de orientación LGTB se les considera enfermos, degenerados y personas anómalas. Los psicólogos, profesores e incluso padres que les presten su apoyo pueden ser objeto de sanciones y penas de cárcel. Cuarenta y cinco adolescentes y preadolescentes rusos comparten sus historias a través de entrevistas anónimas y videodiarios donde explican con detalle las vejaciones y discriminaciones que sufren. así como el coraje con el que se enfrentan a sus acosadores. Sus testimonios se han recogido a través de Internet en lo que se denomina Proyecto Niños-404, en referencia un mensaje de error frecuente en la web. El fundador de este grupo de apoyo lucha dentro del sistema por atraer la atención de la opinion pública y suscitar la empatía con las víctimas de este odio promovido desde el gobierno, mientras que el activista Pasha decide que tendrá que abandonar su país para ver cumplido su deseo de encontrar novio y llevar una vida normal. ¿Acaso ha entrado Rusia en una nueva Edad de Piedra?

PREMIOS
2014: Hanburgo: Premio politico.
2014: AFF: Sección (anti)propaganda.

CRÍTICA
+ "El debut de Kurov y Loparev expone las vivencias de cuarenta y cinco damnificados por la ley anti-propaganda y el cierre de “Children 404”. Esta temeraria ópera prima pone de manifiesto la realidad de decenas de nuevos proscritos que, ahora, deberán luchar solos sin la ayuda que les proporcionaba la desmantelada asociación clandestina." (Carlos Mosegui: Otros cines Europa)

+ "Una película impactante" (Jordan Adler: Toronto Film Scene)

PUNTUACIONES
 
6,5 -,- 7,3
NOTA MEDIA: 6,9


TRAILER


VER TAMBIÉN

DescubrepelisDescubrepelisDescubrepelis

2 comentarios:

  1. Este tipo de películas son necesarias cuando un país se jacta de ser moderno y fuerte pero insta y premia a sus habitantes a atacar a otras personas por el simple echo de ser diferentes. Que un país impida a sus ciudadanos desarrollarse plenamente social, psicológica, mental y sexualmente es más propio de un régimen totalitario.

    ResponderEliminar
  2. Pinta muy bien, la verdad. Y como dice Chechu, este tipo de pelis son necesarias. Además suscribo su comentario punto por punto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar