lunes, 28 de julio de 2014

HAWAII

 

El Fire!! llegó a su fin hace un par de semanas dejándonos, como siempre, esperando con ganas la próxima edición. Pocas veces tenemos la oportunidad de disfrutar de películas ya no sólo especializadas en temática homosexual, si no que queden fuera de los circuitos comerciales y difícilmente tengamos la oportunidad de encontrarlas o de tan siquiera saber de su existencia. Pasado el festival sólo queda ir comentando las películas que he tenido oportunidad de ir viendo durante los días de la muestra, todas ellas, y a pesar de su punto en común, muy diversas y con carácter propio. Aquí va una de ellas.

Hawaii nos presenta a Martín, un joven que vagabundea por el pueblo dónde pasó su infancia y al que años después ha vuelto para malvivir trabajando de pequeñas chapuzas que los vecinos le ofrecen. Allí se reencuentra con Eugenio, un viejo amigo que no solo le da trabajo, si no también un cobijo mientras dure el verano.

Marco Berger es ya un claro referente para el cine de temática homosexual proveniente de Argentina, otras de sus cintas como Plan B (2009) o Ausente (2011) ya recibieron la aceptación del público especializado, así como el reconocimiento en varios festivales no sólo de temática, si no también de autor. Hawaii vuelve otra vez a planear sobre las relaciones entre personas del mismo sexo y nos presenta una historia sencilla e intima, que se descubre como un veraz relato sobre las relaciones personales más allá de cualquier orientación, y hace un retrato que, desde la austeridad, sabe aprovechar muy bien.

Berger se centra en una fase del romance que aunque pueda estar presente en cualquier flirteo iniciático, independientemente de la orientación sexual de sus protagonistas, se hace más intenso en una historia en la que los protagonistas son del mismo sexo. La verdad con la que filma ese estado, en el que no solo se presentan la atracción física y emocional, si no también el miedo al rechazo por el otro, ya no sólo por no compartir esa atracción, si no por no estar seguro de que el otro sienta atracción por las personas de su mismo sexo, es absolutamente fantástica. A ello cabe sumar la aceptación a un compromiso, dejando una algarabía emocional que se presenta en el filme estupendamente. Marco Berger conoce muy bien como introducirse en sus personajes, y el espectador no solo lo capta con facilidad, si no que la empatía llega con fluidez.

Hawaii sería sin duda una película redonda si no fuera por un par de factores que es imposible no tener en cuenta. De entrada podemos achacarle a Berger que cuenta con un mismo patrón para todas sus películas, por lo que para los que estén familiarizados con su cine, posiblemente saben que van a encontrarse en esta última película, y aunque las historias puedan ir variando de unas a otras el esquema es siempre el mismo, y eso a la larga puede demostrar que el director argentino está estancado en un mismo formato, de todos modos no quita que el resultado no sea bueno, al contrario, el trabajo en su argumento es una maravilla, sólo que deja atrás cualquier posibilidad de sorprender a el espectador asiduo.

Por otro lado nos topamos con un elemento que se presenta en la película como un muro para cualquiera que quiera adentrarse en Hawaii, hablo de la música del filme. Si la película cuenta esencialmente con una banda sonora que se sustenta en los maravillosos sonidos ambientales que tanto bien le hacen a la narración, nos encontramos que en el primer tercio, se echa mano de la yuxtaposición de una música no diegética en formato midi que no solo es de lo peor que se puede escuchar, si no que realmente no aporta absolutamente nada al filme, al contrario, para una película como Hawaii, dónde el espectador necesita hacer un esfuerzo inicial para encontrar poco a poco el punto de conexión con lo que está viendo y poder adentrarse así en su historia, no le sienta nada bien contar con una música que llega a provocar dolor de cabeza y que exige todavía más atención al argumento. Por suerte, cuándo pensamos que la música jamás cesará se pierde entre las maravillosas imágenes, aunque cuándo por fin vayamos alcanzando el final del filme y parece que nos estamos olvidando de ella, vuelve inesperadamente para recordarnos que una vez existió y estropearnos el final. Imperdonable.

Y hablando del final, si bien es bastante correcto, no deja espacio para la confusión, y quizás por el formato contemplativo y argumentalmente intimo de Hawaii se hubiese agradecido algo más abierto, queda claro que tan solo con las miradas y los gestos que tan bien controlan sus actores, hubiésemos podido entender aquello que Berger nos muestra finalmente con imágenes.

A pesar de los apuntes negativos no puedo decir que Hawaii no sea una película recomendable, con el paso del tiempo debo reconocer que deja un poso y un recuerdo estupendos, y que las ganas de re-visualizarla aparecen sin cesar.

================================================================

TÍTULO ORIGINAL Hawaii AÑO 2013 DURACIÓN 106 min. PAÍS Argentina IDIOMA Español DIRECCIÓN Marco Berger GUIÓN Marco Berger MÚSICA Pedro Irusta FOTOGRAFÍA Tomás Pérez Silva REPARTO Manuel Vignau, Mateo Chiarino, Mercedes Quinteros, Luz Palazón, Manuel Martínez Sobrad PRODUCTORA Universidad del Cine / La Noria Cine

GÉNERO Drama. Romance
TEMÁTICA Homosexualidad. Amistad

SINOPSIS
Eugenio pasa el verano cuidando la casa de sus tíos, que alguna vez fue suya, mientras busca inspiración para un guion que está escribiendo. Martín no tiene ninguna ocupación y se ofrece a trabajar en esa casa haciendo todo tipo de arreglos. Se conocieron hace tiempo, siendo chicos, y no se volvieron a ver desde entonces. Pero la relación se restablece en base a engaños: Martín no tiene dónde dormir, pero le miente a Eugenio. Y Eugenio parece interesarse en Martín un poco más que como amigo. Poco a poco la relación entre los dos jóvenes se va construyendo sobre esa endeble estructura, que mezcla la camaradería con miradas furtivas, conversaciones sobre el pasado y el porvenir con abrazos emotivos.

CRÍTICA
= "El de Berger es un cine de miradas, gestos y detalles, de cuerpos y deseos. Por lo tanto, debe ser por definición austero y sutil. En muchos pasajes, y más allá de su excesiva gravedad, la apuesta es bastante exitosa, aunque la sensación de déja vu, de cierto agotamiento, resulta inevitable" (Diego Batlle: Otros cines)

= "Alejada de estereotipos románticos, la historia consigue adquirir un tono pasional repleto de matices a pesar del exiguo contacto físico entre cuerpos. Sin embargo, esquivando un tópico cae en otro con la elección de los actores. Ninguno de los dos es feo, ni bajo, ni gordo, ni siquiera se muestran despeinados en la mayoría de las escenas y, de hecho, parte de la empatía levantada tiene su gancho en la fisionomía de los actores. El dilema aparece únicamente si Hawaii no constituye el único acercamiento a la filmografía de este realizador argentino, pues las desigualdades entre esta última y la predecesora 'Plan B' (2009) se calibran entre alfileres inclinando a pensar que se compró billete para un déjà vù." (Jose Cabello: Cine Divergente)


+ "Marco Berger es un gran narrador de historias, pero más aún es un gran creador de tensión sexual." (Juan Pablo Russo: Escribiendo cine)

PUNTUACIONES
 
6,6 6,7 7,6
NOTA MEDIA: 7


TRAILER


VER TAMBIÉN
http://descubrepelis.blogspot.com/2012/08/bonsai.htmlhttp://descubrepelis.blogspot.com/2013/02/weekend.htmlhttp://descubrepelis.blogspot.com/2012/02/contracorriente.html

2 comentarios:

  1. Excelente valoración. Pienso igual :)

    ResponderEliminar
  2. NI papa de esta peli. Entonces habrá que apuntársela para darle una oportunidad. Aunque si te digo la verdad, me ha dado un poco de pereza...

    ResponderEliminar