miércoles, 19 de junio de 2013

LAURENCE ANYWAYS




A estas alturas seguir insistiendo en que Xavier Dolan es un prodigio prematuro ya no tiene sentido, con tres películas a sus espaldas ese adjetivo queda ya obsoleto y fuera de lugar, es ahora el momento de empezar a valorarlo como lo que es, un cineasta con todas las de la ley, es el momento de las exigencias.

Partiendo de la base de mi antipatía hacía Dolan, ya que no soporto su egocentrismo y su vanidad que tan bien sabe transmitir a través de sus trabajos, el visionado de Laurence Anyways fue de lo más critico posible y debo decir que me quedé sorprendentemente maravillado, sin duda este es su mejor trabajo hasta la fecha, ya que en esta cinta su estado de madurez ha alcanzado un punto culminante y ha dejando atrás alguna pequeña niñería anterior. Si bien no todo va a ser elogio, uno de los puntos flacos del realizador canadiense sigue estando presente, y es que no puede evitar intentar hacer propia una mezcla de estilos marca de otros realizadores, cosa que a pesar de culminar en un buen resultado no favorece en su conversión hacía la autoría propia y la creación de su propio sello, aunque se va haciendo evidente una fermentación positiva hacía el buen camino.

Laurence Anyways nos presenta la figura de un profesor (Melvil Poupaud) cuya vida poco a poco se va asentando hacia la estabilidad, un buen trabajo acompañado de un buen sueldo, una relación estable con su pareja… Todo lo necesario para establecer una vida familiar feliz y socialmente aceptable. De repente Laurence da el paso decisivo hacia su verdadera realidad y todo lo que se ha ido construyendo a su alrededor se desmorona. Laurence es una mujer atrapada en un cuerpo de hombre.

Para ello nos trasladamos a la entrada de los años 90, época clave para dotar de solidez el filme, ya que las características del argumento, por suerte, se tambalearían un poco hoy en día. En ese sentido se nos presenta un filme valiente, arriesgado, un potente melodrama de un sentimiento intimista único. Dolan sabe utilizar muy bien los recursos fílmicos, buen ejemplo de ello es el uso de la pantalla cuadrada, que refuerza muy bien esa intimidad del filme y esa temporalización necesaria para entender la historia.

No solo ahí queda su mano como realizador, el director consigue que nos fijemos bien en los pequeños detalles, tan importantes en el devenir del filme y que ayudan a construir el mundo interior de Laurence y sobretodo de los que le rodean. No es baladí la fuerza que toman los otros personajes del filme, en especial la pareja de Laurence, Fred, interpretada magistralmente por Suzanne Clément (cosa que le valió algún premio internacional), es inevitable el protagonismo que gana, ya que su historia no deja de ser una bola que va atrapando no sólo a una persona, si no a todo aquel que le rodea, de este modo el filme deviene en algo más coral, sobretodo al verse reforzado por una radiografía más detallada de los personajes que va más allá de lo que les pueda afectar la situación del protagonista, ya que ellos mismos tienen sus problemas, cosa que al fin y al cabo afecta al desarrollo general del metraje.

Sin duda alguna el filme va más allá del típico cine Queer panfletario y tópico, Dolan se asienta como un realizador plenamente posmoderno, y su relato rompe completamente con todo aquello que la sociedad moderna ha creado. Para empezar la ruptura del esquema familiar clásico, las formas que se presentan en el filme son claramente un buen ejemplo de cómo el sistema se desmorona por si sólo, especialmente visible en el ejemplo de los padres de Laurence, la familia clásica nunca fue ejemplo de nada. Por otro lado la lucha contra la clasificación de género, más allá de la orientación sexual, Dolan crea un relato dónde el binomio mujer/hombre se destruye, creando una ambivalencia que hace desaparecer las preguntas que suelen crearse de entrada. Laurence es hombre, se siente mujer, a Laurence le gustan las mujeres, ¿podemos clasificar a Laurence como homosexual? ¿Es un transexual heterosexual? ¿No debería sentirse el protagonista atraído por los hombres si se siente mujer? Estas son cuestiones que no tienen lugar en filme, las etiquetas se autodestruyen por si solas, el sistema normalizador deja de ser viable, Laurence Anyways se avalentona y nos muestra pues una alternativa a la modernidad, somos personas, no una marca.

De este modo, la tercera propuesta de Xavier Dolan es una obra cuyo poder, tanto fílmico como de contenido, es de una fuerza descomunal, siendo este su mejor trabajo, y pensando que seguramente seguirá ofreciendo, con sus siguientes propuestas, más películas con las que nos convencerá de su visión del mundo.

Lawrence Anyways se estrena en salas comerciales el 21 de junio.

 =================================================================

TÍTULO ORIGINAL Laurence Anyways
AÑO 2012
DURACIÓN 168 min.
PAÍS Canadá, Francia
IDIOMA Francés, Inglés
DIRECTOR Xavier Dolan-Tadros
GUIÓN Xavier Dolan-Tadros
FOTOGRAFÍA Yves Bélanger
REPARTO Melvil Poupaud, Suzanne Clément, Nathalie Baye, Monia Chokri, Yves Jacques, Catherine Bégin, Sophie Faucher, Guylaine Tremblay, Patricia Tulasne, Mario Geoffrey
PRODUCTORA Lyla Films / MK2 Productions
GÉNERO Drama. Romance
TEMÁTICA Transexualidad. Años 90

SINOPSIS
Laurence Alia (Melvil Poupaud) es un profesor de inglés con un trabajo estable y una sólida relación con su novia (Suzanne Clément). Sin embargo, un día decide contarles a sus amigos y seres más queridos sus planes para cambiarse de sexo.

PREMIOS DESTACADOS
2012: Festival de Toronto: Mejor película canadiense
2012: Festival de Cannes: Sección "Un Certain Regard": mejor actriz (Clément). Queer Palm.
2012: Premios César: Nominada a Mejor película extranjera
2012: Premios Guldbagge: Nominada a mejor película extranjera

CRÍTICAS
+ "Cuesta imaginar que el increíblemente talentoso Dolan todavía es un joven veinteañero. Este es otro trabajo de maravillosa madurez y seguridad. (...) Puntuación: **** (sobre 5)" (David Hughes: Empire)

+ "El logro más claro del típico e indulgente auto-guiño de Dolan está en equiparar la metamorfosis del cambio de sexo de su protagonista con la de cualquier relación que dura bastantes años" (Rob Nelson: Variety)

= "Aunque la historia chirría en algunas partes, 'Laurence Anyways' es totalmente disfrutable como orgía de inmersión en el puro placer sensorial" (Stephen Dalton : The Hollywood Reporter)

- "Dura demasiado sin ni siquiera sacar un buen trabajo de sus actores: una epopeya de autocomplacencia sin profundidad (...) Puntuación: * (sobre 5)" (Peter Bradshaw: The Guardian)

- "Simplemente la historia no tiene un peso que justifique su duración de 161 minutos. Tiene una hora más de lo que la historia requiere, incluso para una que se extiende durante décadas (...) Puntuación: ** (sobre 4)"(Howell: Toronto Star)

PUNTUACIONES
- Descubrepelis: 7,9
- Filmaffinity: 7,4
- IMDB: 7,1
* Media: 7,5

TRAILER


VER TAMBIÉN

1 comentario:

  1. A mi también me ha gustado mucho, me voy a poner manos a la obra con sus dos trabajos previos. Me muero por verlos. Coincido contigo que su universo posee una fuerza descomunal, qeu está a caballo de Medem y Kubrick, me decanto más por el surrealismo de Medem.

    ResponderEliminar